La Oliva de Salteras | Historia

Historia

Cien años de Hermandad Musical

Los comienzos

El nacimiento de La Oliva de Salteras

La Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de La Oliva de Salteras, tal y como la conocemos hoy, nace en 1913. Con anterioridad a esta fecha existen documentos y datos que demuestran la existencia ya por el año 1900 de la Banda, o al menos de una “formación musical” dirigida por D. Manuel Chico Morales, que conformará el embrión de lo que en 1913 será ya de forma clara y concisa una formación de carácter filarmónico con instrumental propio de lo que hoy se denomina “formación filarmónica”.

Esta formación musical anterior a 1913 ha sido catalogada siempre por los miembros más antiguos de nuestra banda como una formación tipo “rondalla”, y que estaba formada por instrumentos de viento-metal, percusión e incluso instrumentos de cuerda (posiblemente guitarras).

Sabemos además que esta formación musical, amenizaba actos de carácter lúdico y religioso  de nuestro pueblo y que estos mismos músicos integraban junto a un coro de voces lo que hoy conocemos por “La Tambora” y cuyo origen se remonta muchos años atrás. En la tradición oral de aquellos que nos precedieron se nos ha transmitido siempre el origen e nuestra banda de música con anterioridad incluso a 1900 y que ésta formación nació con carácter lúdico, cuya tarea principal y origen, respondía al hecho de “rondar con música” a las jóvenes de nuestro pueblo.

Entre 1910 y 1912 los jóvenes que formaban esta banda, son aglutinados por D. Manuel Chico Morales y bajo los auspicios de D. Antonio Rodríguez Cruz, Cura Párroco de la localidad, para conformar una banda de música de carácter filarmónico o más bien para “legalizar” de forma administrativa la formación ya existente. 

En el año 1913 se configura administrativamente y por primera vez como una Sociedad Filarmónica, siendo su primer Director, D. Manuel Chico Morales, su presidente, D. Antonio Rodríguez Cruz, compuesta por 31 músicos, todos integrantes de dicha sociedad y cuyo listado se conserva en los archivos de la banda como primer acta con fecha oficial de reconocimiento fundacional el día 4 de Enero de 1913.

El Siglo XX

La consolidación de un estilo

Manuel Chico Morales, dirige la Banda de La Oliva hasta el año 1923, fecha en que entrega la batuta a su alumno mejor preparado, D. Joaquín de la Orden Román, miembro desde su fundación, quien tras volver en 1921 del servicio militar que realizó en la Banda de Música del Regimiento Soria 9 y bajo la batuta de D. Manuel López Farfán, se reincorpora a la banda de La Oliva para ya en 1923 hacerse cargo de la Dirección de nuestra banda de música por expreso deseo de su predecesor.

Joaquín de la Orden estuvo al frente de la Banda desde 1923 hasta 1984, consiguiendo con sacrificio y dedicación constante consolidarla y darle prestigio, formando de igual manera a todos los que durante más de medio siglo quisieron aprender música, siendo premiado por esta labor en 1979 con la Medalla al Mérito en el Trabajo. Su larga trayectoria al frente de la banda ha sido siempre para los integrantes de la misma el mejor ejemplo de entrega al servicio de la música, convirtiendo al Sr. De la Orden en un símbolo de la Sociedad Filarmónica.

En el año 1975 surge en esta banda la figura de un componente de la misma que marcará por su labor un cambio radical y nuevo en el aspecto educacional de la banda y del futuro de los jóvenes que la integran, ese hombre es D. José Orden “Joselito”, como es conocido en Salteras, profesor y maestro de muchos de los que hoy componen la Banda de La Oliva,  para garantizar el futuro de la banda y de estos jóvenes, decide trasladarlos en su propio coche al Conservatorio donde ampliaran sus conocimientos significando que muchos de estos jóvenes son hoy Profesores de Música en los diferentes Conservatorios de nuestra Provincia.

José Orden fue galardonado por La Banda de La Oliva en 1989 con la Insignia de la Sociedad por su contribución al servicio de la banda y con la gratitud y respeto de aquellos que fueron sus alumnos.

Tras el fallecimiento de D. Joaquín de la Orden, D. Dionisio Ortíz Corral ocupará la dirección de la banda aunque principalmente es recordado por su trayectoria como representante de esta Sociedad, cargo que desempeñó con la mayor eficacia hasta los últimos días de su vida.

Dionisio Ortíz ingresó en la Banda de La Oliva en 1934, distinguiéndose como un gran músico y una gran persona al servicio de su banda, fue durante muchos años el principal colaborador de su querido maestro.

En 1986 se hace cargo de la Dirección de la Banda D. Enrique Bonet Carbonell, músico alicantino afincado en nuestra tierra, quien aporta su saber, conocimientos y una gran voluntad, a través de valores fundamentalmente humanos y de convivencia.

Durante este periodo y hasta 1995 ejerce tareas de Dirección y Coordinación D. Luis Orden Ciero, impulsor entre otras cosas de la ya dilatada discografía de la Banda e iniciador de una necesaria modernización que abrirá las puertas a una nueva y fructífera etapa.

En esta última etapa también hay que destacar a D. Manuel Rebollo Orden que colaboró en la Dirección de la Banda junto a D. Luis Orden Ciero y estuvo en la Subdirección de esta Sociedad.

Desde 1994 hasta 2014 D. José Manuel Bernal Montero, ejerció la dirección musical de nuestra Banda, poniendo en marcha una nueva etapa de conocimientos musicales y de infraestructuras necesarias para la consecución de nuevos objetivos.

Jesús Salas Orden toma el relevo, encargándose de la Dirección de la Banda, desde 2014 a 2018, siendo responsable de la educación musical en la Academia de Música Maestro Joaquín de la Orden.

En la actualidad, la dirección está a cargo de Amadora Mercado Pérez, titulada Superior en Dirección de Orquesta, aportando un nuevo enfoque en la evolución musical de nuestra formación. 

Aunque en nuestra historia personal aparezcan principalmente aquellos, que , bien por su cargo o por su especial significación y contribución a nuestra Banda, hicieron grande a la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de La Oliva de Salteras, la verdad ineludible es que en estos más de cien años de historia, todos los que en el pasado y en el presente han formado o forman parte de esta Banda son a su vez parte de su historia y cada uno ha aportado, en la medida de sus posibilidades, la voluntad y el esfuerzo necesario para conseguir lo que hoy tenemos, amistad, compañerismo, un gran futuro y una magnífica Banda de Música al servicio de la Cultura Musical de Andalucía.

Actualidad

La Oliva de Salteras en nuestros días

Actualmente La Oliva de Salteras es una de las formaciones musicales con mayor historia en la música sevillana y un referente en muchos aspectos, entre ellos en el acompañamiento de palios de la Semana Santa hispalense y de la provincia.

Desde que la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora de la Oliva de Salteras se fundase, hace ahora más de cien años, su historia está ligada a las Hermandades y Cofradías de Sevilla y su provincia. Así, lleva más de 30 años acompañando al palio de María Santísima de la Estrella, si bien ya en 1929 y 1930 tocó en esta cofradía. También acompañan cada Semana Santa a los palios del Museo, Dulce Nombre, La Sed, Pasión, Cachorro y Santísima Trinidad.

Asimismo, el Sábado de Pasión va detrás de la Virgen de los Dolores de Valencina de la Concepción y el Miércoles Santo, tras acompañar al palio de La Sed hasta la Catedral hispalense, sale por la tarde en la Vera Cruz de Salteras.

Otra faceta de La Oliva de Salteras son sus diferentes Conciertos Sinfónicos, entre los que podemos mencionar los interpretados cada año en Salteras, o Valencina de la Concepción. Podemos destacar además la presencia de varios directores invitados, como Ángel López Carreño, o Lucía Marín, con la que participaron en su Curso de Dirección Musical, aportando una gran riqueza y aprendizaje musical en diversos aspectos.

En cuanto a discografía, la Banda de La Oliva tiene editados 17 trabajos discográficos.

Como promoción de la cultura andaluza, La Oliva de Salteras concede cada varios años el Premio Don Joaquín de la Orden de las Artes musicales de Andalucía, otorgado a aquellas personas o entidades que se han destacado por su labor en pro de la música y cultura en nuestra comunidad.

Se cuenta, además, con una banda juvenil y una academia de música en la que se forman un gran número de niños y jóvenes.